fbpx

Rastro Live – Eventos, cultura, lifestyle y música electrónica en el Rastro de Madrid.

Música electrónica, fiestas, streamings y noticias desde el Rastro de Madrid.

La historia del verdadero Blue Monday

Por: Luis Hanoi

Imagino que ya te habrás enterado de que hoy, tercer lunes de enero, se supone que es el día más triste del año, o Blue Monday.

Al menos eso intentó demostrar en 2005 el psicólogo Cliff Arnall con una fórmula matemática que incluía variantes como el clima, las deudas adquiridas durante la navidad o los intentos fallidos de dejar un mal hábito en el nuevo año. Este año, si quieres, le puedes añadir los días que quedan para que te confinen:

blue monday formula
La formula del ¨blue monday¨ de Cliff Arnall

Todo esto, a parte de no tener ningún rigor científico, vino acompañado de una campaña de marketing de la compañía inglesa Sky Travel. Dicha empresa afirmaba que la mejor forma de contrarrestar el Blue Monday era contratar un viaje con ellos y poner tu mente en esas vacaciones en Torremolinos que llevas todo el año soñando. 

Para algunos puede ser el día perfecto para estar amargado y no tener que excusarse, otros lo único que hacemos cada año es pensar ‘ostia, como el tema de New Order, que temazo…’

Pues si gente, el temón por excelencia está a punto de cumplir 40 años, y esto es mucho más interesante que lo que un psicólogo inglés te pueda contar.

Estoy seguro de que te lo has bailado mil y una veces. Incluso el DJ de tu pueblo si tiene algo de gusto te lo habrá pinchado. Y es que no falla, es sonar el famoso doble bombo de su intro y ya está montada.

El bueno de Bernard Sumner (cantante y líder de New Order) confesaba hace poco que la idea les vino a la cabeza al escuchar Our Love de Donna Summer.

Pues sí, el bombo es prácticamente calcado. Si ponemos el oído fino y has escuchado el tema infinitas veces también podrás adivinar claramente la influencia del bajo de Klein & MBO, los Synths de Sylvester y los Choirs de Kraftwerk.

Como ya todos sabemos, los mancunianos tuvieron que reinventarse tras la decisión del líder (Ian Curtis) de su ex banda (Joy Division) de ponerse una soga al cuello en su cocina mientras escuchaba a Iggy Pop y veía Stroszek, muy poético todo.

Joy Division venían de sacar la obra maestra del Post Punk ‘Unknown Pleasures’ y estaban a punto de dejar la gris y oscura Mánchester para irse de gira por Estados Unidos, pero Ian decidió quitarse de en medio.

New order band
De izquierda a derecha: Stephen Morris, Ian Curtis, Bernard Sumner y Peter

Así que ni gira ni leches. Eso sí, el segundo disco de la banda (Closer) ya estaba grabado y salió al mercado unos días más tarde, con su cantante recién suicidado y una portada recreando un funeral que la gente de Factory Records jura y perjura que ya estaba elegida antes de que todo esto pasara.

¿Y ahora qué?. Pues tras la pérdida de Ian, los muchachos decidieron seguir adelante con el grupo, se cambiaron el nombre y sumaron a la novia (Gillian Gilbert) del batería (Stephen Morris) para que tocara los teclados.

New order band blue monday

Un año más tarde ya tenían su primer disco como New Order, Movement, que no fue especialmente bien recibido en la época pero que ha ganado aceptación como obra de culto con los años.

Movement fue el último disco producido por Martin Hannet, un auténtico genio que dió un sonido absolutamente único a Joy Division pero que, probablemente debido al abuso de ciertos químicos, difícil carácter y su especial obsesión con grabar el silencio, le apartaron de la banda y estos empezaron a autoproducirse.

Mítica actuación en Top Of The Pops presentando el Single. Allí todo el que iba tocaba en Playback, ellos se negaron a hacerlo y en qué momento… se hubieran ahorrado tal esperpento, la verdad es que no dieron una.

Blue Monday salió en Marzo del 83 y tuvo bastante éxito, pero se hundió pronto en las listas británicas. La sorpresa vino cuando el español Mario Pacheco, creador del sello Nuevos Medios y distribuidor de Factory en España, se encargó de vender el single a los Djs de Ibiza y la costa levantina. Estos se hartaron de pincharlo y los guiris se volvían locos con él.

Al acabar el verano, el disco volvió como un cañón a las listas inglesas. Tony Wilson (fundador de Factory Records) lo llamaba ‘The Benidorm Syndrome’.

Parece obvio que no tenían pensado vender muchos discos cuando Wilson decidió encargar a su diseñador fetiche, Peter Saville, la portada del disco. Saville diseñó una recreación de un disquete troquelado con una especie de acertijo de colores en un lado que costaba una pasta. Tanto, que perdían dinero en cada copia que vendían.

blue monday new order

Los de Factory fueron unos genios en muchas cosas pero desde luego no para los negocios,  así que decidieron lanzar el Maxi-Single tal y cómo Saville lo diseñó.

Pues bien, a la vuelta de vacaciones los guiris volvieron a las islas buscando una copia como locos. El disco alcanzó tal éxito que se convirtió en el Maxi-Single lanzado por una discográfica independiente más vendido de la historia. Así que Factory y New Order perdieron miles de libras con la jugada. 

Ale, te dejo el mejor remedio para sobrellevar el Blue Monday. Ni más ni menos que 10 horas en bucle del temón de New Order, de nada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: